david-nieto-Z_8g8KOZJzY-unsplash

Instantes

Escribe: Leonor Gil Ibargüen

 

Ese ayer

cuando en la tibieza de alguna piel

tatuaba sin miedo su nombre.

 

Esa cronología de pasiones desenfrenadas,

hoy parece la obra congelada

de un fracasado artista.

 

Esa mirada, apuntando hacia el vacío,

junto al parloteo de otra boca,

que de tanto, dice nada.

 

Las cobijas nuevas

ya cansadas,

el nido constreñido. 

 

El cielo ardiendo sin deseos, hastío violento.

Ruidos por todo el cuerpo,

audios al unísono.

 

Un desesperado desvío

fruto del aburrimiento.

La libido riendo a carcajadas

al sentir una bachata lejana.

 

El ayer se consumió

sin misericordia lo que le tocaba.

 

Ahora, como un manso atardecer,

pretende dejar caer cada gota de sol

en el cristal del arcoíris.

 

Derrame placentero,

                                         suave,

                                                         imposible

                                                                               y deseable.

 

Sin cuerpo.

Ausencia del tiempo robado, con quienes no era.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *