post-impressionist-1428129_1280

¿Paz?

Escribe: Leonor Ibargüen

 

No todo discurso es buen argumento;

ni todo silencio, omisión.

 

Hoy callo, para permitir que se escuche el auxilio en el silencio,

y cada lágrima que salpique la superficie pueda ser percibida

por la sordera selectiva en el ruidoso rodar de los periódicos.

 

Te hablo, porque las municiones de tus labios no solo hieren las mariposas,

también destruyen a las madres y mujeres valiosas,

cuya sangre derramada hoy son lágrimas invisibilizadas.

 

¡Este es un mundo donde solo el dios dinero decide!

Se  pierden, por segundos, las semillas que no parieron jardines;

esterilizadas por adoquines narcisistas.

 

Absurdos poderes cobardes.

Difuminaron a blanco el oscuro,

satanizaron lo puro,

crearon brechas y te las creíste.

 

Se desconoce como personas los que no sean claros Europa;

ni aquel que no mire a través de azules blancos.

 

¿Todos queremos paz? 

Multitud de pueblos violados,

maltratados y desterrados.

 

No  verán a la paz pasar, ¡es esa la sentencia!

Al parecer os pertenece la violencia,

manifiesto de los «sin conciencia». 

 

Hay comunidades marcadas desde otrora,

tienen los labios cosidos y el cerebro atado.

Baila la impiedad, su danza satánica parece no terminar.

¡Contra los desalmados grita humanidad! 

 

¿Esta historia manchada, acabará?

Cuántas vidas tiradas,

huérfanos, mutilados,

líderes traicionados,

¡nada parece acabar!

 

¿Qué me dices de Mandela, Gaitán, Malcon X, Galán,

Sor Juana, Pola, incluso Alfoncina y su mar?

 

Muchos por mencionar

que al parecer no importan.

 

Francia Márquez, Maya, Javier Sicilia,

campesinos sin poder,

indígenas, la mujer.

 

¡A la mujer! Cicatriz profunda,

tantos, héroes sufridos.

¡Sí, negros también!

¡No sucumbe el mal querer!

 

Hermanos, no todo argumento revoluciona,

ni el silencio siempre  perdona. 

El bárbaro es una serpiente

cuyo veneno, invisibiliza y mata al inocente.

 

¿Entonces, de quién es la paz en semejante inequidad?

 

 

 

Derecho de autora: Leonor Gil Ibargüen, no lo olvides.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *